inVento

26 nov

” Al inventor le dan un paisaje entre los paralelos 66º y 90º de latitud norte. Un paisaje blanco color Polo Norte.

En la cabeza del inventor el paisaje distante se forma de a cachos y de a ratos, moldeado por una sensibilidad criada en otra geografía.

Durante la preparación para el viaje diseña un aparato único, apto para sumergir en las aguas gélidas del Océano Ártico y fijar ese paisaje singular.

Poco tiempo después, y a miles de kilómetros de distancia de los paralelos 66º y 90º de latitud norte, el inventor pega un ojo a su invento recién ensamblado y comienza a ver el paisaje blanco color Polo Norte.

¿Y qué es eso que ve el inventor?

¿De qué color? ¿Cuál es la forma y el clima de su paisaje?

Habrá que esperar para descubrirlo.

Antes de partir; un verano, un otoño y un invierno esperan enteros a disposición del inventor para jugar con aquel paisaje que todavía no existe.”

JT